domingo, 1 de abril de 2012

IDEA VISUAL. LAS PROPUESTAS DE UNA ESCUELA. INSTITUTO DISEÑO DARIAS


Texto publicado en el catálogo

Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz-Diez, Caracas
Inauguración 29 de julio de 2004  Exposición Nº 47 Catálogo Nº 20 Curaduría Anny Bello / Susana Benko / Juan Carlos Darias Texto Anny Bello Coordinación Anny Bello Corrección de textos Susana Benko Museografía Daniel Hernández Conservación Luis Quintero / José Navas Registro Ana María Moreno / Jenny Villamizar Diseño Gráfico Juan Carlos Darias Asistentes de Diseño Laura González /  Lisette Gómez Juliá / Dana González / Fernando Pagés Edición 1000 ejemplares Depósito Legal If57620047001924

Breve nota sobre el diseño gráfico y reseña a los trabajos de los estudiantes y egresados del Instituto de Diseño Darias 2004
El boom informativo de los últimos tiempos y la revolución de los mass media, incluidos los de soporte electrónico y digital como la Internet, ha potenciado el desarrollo del diseño gráfico como un lenguaje universal que prácticamente ha invadido la vida moderna. Su posicionamiento como medio de gran demanda y eficacia comunicacional ha marcado pauta en la conformación de un sistema definido para el manejo y presentación de la información.
El diseño gráfico, denominado alternativamente a partir de la década del cincuenta como “comunicación visual”, se ha hecho de un vocabulario complejo en el que intervienen aspectos varios como el concepto que justifica el diseño, el medio seleccionado para trasmitir el mensaje, la organización de la información, la escogencia de un estilo formal, el manejo de ciertos códigos culturales, la adecuación a un contexto y la acertividad en el gusto de un determinado grupo.
Sin embargo, a la par de la función comunicativa y publicitaria que se le ha enfatizado al diseño gráfico, es fundamental resaltar también su acometida educativa y cultural, que abarca lo social y lo estético. En lo social, porque casi todos los objetos que forman parte de la cotidianidad, intervienen el medio ambiente y facilitan los modos de vida, están realizados con criterio de diseño. En lo estético, porque muchos de esos objetos alcanzan tal nivel artístico que han llegado a considerarse piezas de colección con un valor agregado documental e histórico.
Permanentemente estamos rodeados de productos e imágenes que compiten entre sí casi a modo de “gritos visuales”. De la adecuada interpretación y representación de la tipografía e imagen como elementos fundamentales del diseño gráfico dependerá el éxito de un producto. Ambos elementos –tipografía e imagen- son el canal para atraer, retener la atención y comunicar. El proceso de comunicación se da en un nivel formal y lingüístico casi de manera paralela. Al diseñador le corresponde integrar satisfactoriamente en un mismo objeto creatividad y lenguaje visual, para hacer que su trabajo sea visto o preferido a otros.
Por ello, la profesionalización del diseñador para canalizar su creatividad y hacerla técnicamente viable es fundamental. En este sentido el Instituto Diseño Darias a través de casi una década, ha cumplido una importante función pedagógica en la promoción de alumnos dedicados a esta área visual.
Los trabajos seleccionados para esta muestra (ver imágenes del catálogo en el enlace suministrado anteriormente) han sido realizados por estudiantes y egresados de esta reconocida institución. Podremos apreciar un amplio reglón de la actividad del diseño como afiches, revistas, guías, infografías, catálogos, periódicos, multimedias, ejercicios de tipografía, señalética e ilustraciones integradas al diseño. En algunas de estas piezas se observan los procesos de elaboración y en otras, se explica la selección de determinados elementos gráficos por medio de manuales de estilo.
El texto dirige la información, por ello el aspecto tipográfico es fundamental en el diseño gráfico. No es casual que la tipografía haya tenido relevancia en los más importantes centros artísticos y de diseño a nivel mundial. Los artistas de vanguardia de comienzos del siglo XX tomaron posición en defensa del diseño y tuvieron conciencia del potencial comunicacional de la tipografía como elemento susceptible de generar nuevas estructuras compositivas de carácter plástico y poético.
El periodo de entre guerras favorece la influencia en el diseño de estilos pictóricos como el Futurismo, el Expresionismo, el Constructivismo en oposición al decorativismo del Art Nouveau. En Holanda, en 1917, la revista De Stijl cuyo título fue diseñado tipográficamente por el artista Theo Van Doesburg es un ejemplo temprano del diseño moderno de estilo abstracto geométrico.
Paralelamente, la Bauhaus marcó pauta en el diseño tipográfico por influencia del propio Van Doesburg. En la sede de Dessau, Gropius, su director, crea un taller de tipografía dirigido por Herbert Bayer quien crea tipos de formas sencillas y sintéticas. Sin embargo, también en la Alemania de 1925, Jan Tschichold abogaba por la integración estética y funcional de la tipografía. Editó la guía especializada para impresores Typographische Mitteilungen en la que además de mostrar nuevos tipos, propone una organización asimétrica y jerarquizada por bloques de texto para crear contrastes sutiles en el soporte.
Otra tendencia significativa de mencionar es el Movimiento Internacional Suizo o Estilo Tipográfico Internacional desarrollado a finales de los años cincuenta, centrado en el uso de la tipografía como fundamento visual del diseño. También en la década del cincuenta y más cercano a nosotros, el diseñador y experto tipógrafo de origen estadounidense Larry June, incentivó esta modalidad en nuestro país a través de sus propios trabajos y la docencia.
Algunas prácticas tipográficas como las que observamos en esta muestra no tienen como objetivo la lectura coherente ni la creación de composiciones con un sentido plástico, sino el conocimiento de la estructura interna de los tipos a través de diversas modos de representación ya sea en negrita, cursiva, de mayor o menor cuerpo, planos o con volumen, sangrados o a través de la combinación de varias familias tipográficas, etc. Estas prácticas ayudan a comprender el carácter funcional y estético de la tipografía para su posterior aplicación en los distintos medios que componen el diseño gráfico, libros, revistas, afiches, periódicos, etc.
Las revistas, periódicos, guías y libros están englobados en el área del diseño editorial. Son almacenes de información especializados, impresos o en formato digital, diseñados para funcionar a largo plazo. Son el mejor ejemplo de combinación imagen y texto. En este tipo de publicaciones se genera una complejidad visual que recae sobre factores técnicos y formales, entre ellos el color que, además de permitir contrastes visuales en una misma página, presenta una gama ilimitada de características tonales que generan asociaciones simbólicas para el usuario; por ejemplo, el rojo es asociado a peligro (en la cultura occidental). También algunos colores identifican determinados grupos juveniles, hippies, deportistas.
Las imágenes también influyen decisivamente el acabado de un diseño pues en una publicación en la que predomina la ilustración como la revista Obertura dedicada al comics, se logra un estilo distinto a otra revista como Zona animal en la que se han empleado fotografías de efecto realista; asimismo las técnicas de impresión, bien sea plana o en cuatricomía, en blanco y negro, a todo color o en duotono, crean un código visual distintivo.
El soporte secuencial de estas publicaciones -varias páginas- obliga a predeterminar las normativas de diseño, a través de un manual de estilo que permite mantener la coherencia visual. En los manuales de estilo se especifican las características de todos los elementos que intervienen en el diseño como la cuadrícula, las familias tipográficas, ilustraciones y fotografías. Las normativas que se puedan establecer no son insalvables, más bien facilitan la innovación en algunos aspectos para dar frescura a la diagramación sin perder la unidad del diseño. Por ejemplo, en la guía Casas coloniales de Caracas se han intercalado mapas de ubicación que rompen con la línea tradicional del formato. De igual manera, la revista CLIPS. Nuevo milenio contempla en su manual de estilo el control de uso del logotipo CLIPS para garantizar su adecuada aplicación en distintos formatos y soportes. En general, el manual de estilo permite mantener la identidad estilística de las publicaciones con o sin la presencia del diseñador que las ideó.
Los libros, catálogos, guías son publicaciones “aisladas”, es decir, por lo general se diseñan sólo una vez o rediseñan con menos frecuencia que un periódico o revista, a menos que formen parte de una serie o colección en la que necesariamente se inserte una línea de diseño definida para cada numero. En cualquiera de estos medios e indistintamente del proceso, el diseñador no debe olvidar que finalmente lo que diseña será leído.
Las tarjetas de invitación, papelería, postales -aunque a primera vista parecieran menos importantes- son las que el público recibe y las que circulan de manera masiva por las ventajas de un formato pequeño de fácil adquisición, manipulación y almacenamiento. Los carteles, a diferencia de otras publicaciones, permiten mayor libertad en formatos, composiciones y en el juego tipográfico. En este caso se ha hecho énfasis en los carteles culturales que, sin embargo, requieren mantener la identidad corporativa de la institución a su vez relacionado con el evento que promociona. Por ejemplo, con motivo del octavo aniversario del Instituto Diseño Darias se han realizado diversos carteles, pero todos adecuados a la imagen de la institución. También como parte de un estudio muy singular, se ha creado en este Instituto un taller en homenaje a Santiago Pol en el que los alumnos recrean los trabajos realizados por este reconocido diseñador.
En general, los diversos diseños presentes en esta muestra, a parte de su calidad, dan idea de la alta preparación de estos jóvenes diseñadores para enfrentarse a un medio altamente competitivo que bien ha sabido ganar su puesto en esta era de la imagen visual. 
Texto: Anny Bello
Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz-Diez
Av. Bolívar entre calles Sur 11 y Este 8
Paseo Vargas
Caracas, Venezuela
Teléfono: +54 212 5712401 / 5721476
@museodeldiseno
Museo edccd

No hay comentarios:

Publicar un comentario